Seleccionar página

Los británicos se han tomado a broma la nueva norma del gobierno británico que pretende disuadir a la gente de pasar la noche fuera de su domicilio en compañía de una o más personas o lo que en general se ha interpretado como tener relaciones sexuales con personas con las que no se convive.

Fuente La Vanguardia